Publicidad

Publicidad

Juegos de aventura running fred lite

Juegos de aventura running fred lite

Corre, Fred, corre es la consigna de los juegos de aventura running fred lite donde el protagonista del juego huye de una muerte espantosa. Sin embargo, al huir la encuentra más presente. La partida no será fácil ya que encontraremos muchos obstáculos durante nuestra carrera hacia la vida; pero debemos ser cuidadosos al andar porque la muerte puede estar en cualquier lugar, esperando el momento para llevarnos con ella y ponerle fin a la partida. Sin embargo, podemos intentar jugar cuantas veces queramos hasta ganar.

En los juegos de aventura running fred lite utilizaremos pocas teclas para controlar a nuestro personaje, quien no puede detenerse pero sí cambiar de dirección a través de las teclas de desplazamiento izquierda y derecha. Así, si nos encontramos ante un peligroso obstáculo podemos evadirlo rápidamente y continuar nuestra carrera. Otra tecla que nos será de gran ayuda es la tecla de espacio, la cual nos permitirá saltar grandes distancias. Aunque debemos saber bien cuándo utilizarla porque es inútil ante algunos obstáculos.

-

Si nos encontramos ante objetos que salen del piso, es preferible cambiar de dirección y no pretender saltar sobre ellos, ya que esta acción podría darle fin al juego. Al iniciar la partida en los juegos de aventura running fred lite, todo será muy rápido; si no tenemos experiencia en el juego probablemente la partida termine pronto, pero que esto no nos deprima porque, si así lo deseamos, podemos seguir jugando sin ningún inconveniente hasta que podamos vencer a la Muerte.

Debemos señalar que en los juegos de aventura running fred lite, cualquier mínimo error puede ser muy grave, es decir, cada movimiento del personaje cuenta para la prolongación de su vida. Debemos ser muy cuidadosos al andar porque cualquier injuria recibida durante nuestra carrera puede costarnos la vida dentro del juego, así que debemos ser veloces al evadir los obstáculos más frecuentes. Un ataque puede venir hasta de una carpeta que ocultaba dagas, por aludir algunos de los obtáculos más frecuentes durante nuestra carrera.

Publicidad

Publicar un comentario